Síguenos en nuestras redes

Sequedad nasal en el embarazo

Sequedad nasal en el embarazo: consejos para hidratar las fosas nasales

La sequedad nasal en el embarazo es común debido a los cambios hormonales que pueden alterar la producción de moco. Sin embargo, muchas mujeres en su primer embarazo desconocen esto y no saben cómo actuar ante esta situación. En este blog nos encanta hablar de los beneficios naturales del agua en todas las etapas de la vida y embarazo es una de nuestras etapas favoritas. ¿Sabías que la sequedad nasal en el embarazo es una situación de lo más habitual?

Si no es así, a continuación vamos a contarte todo sobre por qué se produce este, a veces, incómodo síntoma cuando se está embarazada.

Sequedad nasal en el embarazo y consejos básicos

Durante el embarazo ocurren muchos cambios en el cuerpo de la mujer. Se produce una preciosa revolución en el cuerpo de la mujer para albergar una nueva vida: desde una mayor producción de sangre, hasta un incremento en la segregación de hormonas.

Esta situación, por supuesto, hace que se evidencien cambios visibles que antes no se veían y uno de ellos es la resequedad en labios, piel y en el conducto nasal.

Este último puede ser tratado con algunos consejos básicos:

  • Beber suficiente agua para mantenerse hidratada.
  • Usar humidificadores en el hogar para aumentar la humedad ambiental.
  • Evitar los desencadenantes directos de un ambiente seco, como el humo de tabaco y los productos químicos irritantes.

Pero pocas soluciones serán tan beneficiosas como usar una solución salina nasal para lubricar las fosas nasales. Esta es muy fácil de realizar en casa; te contamos cómo se hace.

Solución salina natural para hidratar las fosas nasales

Una solución salina natural para hidratar las fosas nasales es simplemente agua con sal. Para hacer una solución salina para fosas nasales en casa, siga los siguientes pasos para hacer una solución salina casera para despejar nuestra nariz:

  1. Reúna los materiales necesarios: agua tibia, sal marina sin yodo y un recipiente limpio para mezclar.
  2. Mezcle 1/4 de cucharadita de sal marina con 8 onzas de agua tibia hasta que la sal se disuelva por completo.
  3. Revise la temperatura de la solución antes de usarla. No debe estar demasiado caliente o demasiado fría.
  4. Use una botella de pulverización nasal o un gotero para aplicar la solución en las fosas nasales.
  5. Parpadee varias veces para ayudar a distribuir la solución.
  6. Repita según sea necesario para mantener las fosas nasales hidratadas.

El olfato de las embarazadas, ¿por qué cambia?

Durante el embarazo, los cambios hormonales pueden afectar la sensibilidad del olfato. Esto es bastante común, pero no por ello deja de ser una situación de estrés para la mujer. Sobre todo cuando se acentúan olores desagradables como el sudor. Algo que puede afectar a las relaciones sociales de la mujer cuando está embarazada, que hará todo lo posible por evitarlos.

Y es que ciertos olores, más fuertes o incómodos para la embarazada, pueden llegar a provocar náuseas o vómitos.

Además, la sequedad y congestión nasal común que las hormonas provocan en el embarazo también puede afectar la capacidad de una mujer para percibir olores.

En definitiva, los cambios en el olfato durante el embarazo son normales y bastante habituales, pero siempre hay formas de sobrellevarlos de la mejor forma posible y solventarlos de forma natural para mejorar el bienestar de la mujer.

¿Has sufrido esta molestia estando embarazada?

 

También te puede interesar:

5 formas de hidratar la piel seca en el embarazo

Suero para lavados nasales

Compártelo con tus contactos

Buscar
Categorías
Últimos artículos
aljibe-agua

El aljibe de agua

El aljibe de agua es un término que está presente en nuestro lenguaje y en muchos de los edificios desde la antigüedad. Algunos aljibes forman

Leer más »
.
Nosotros te llamamos

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    (*) Campos necesarios