Síguenos en nuestras redes

Sudoración excesiva

Sudoración excesiva: causas comunes

La sudoración excesiva es conocida con el término médico de hiperhidrosis, esto es un aumento de la sudoración en algunas áreas del cuerpo como resultado del aumento de la secreción de las glándulas sudoríparas. Conocer las causas comunes de la sudoración excesiva puede ayudarnos a entender este malestar que hace la vida más incómoda a muchas personas, y a empatizar con ellas.

¿A qué se debe esta sudoración excesiva?

La hiperactividad de las glándulas sudoríparas es causada en muchas ocasiones por agentes externos e internos. Estos agentes suelen ser las causas más comunes de la sudoración excesiva.

Altos niveles de nerviosismo que producen situaciones de estrés o ansiedad son motivo para que, como seres humanos, comencemos a sudar. Esto que no es más que una respuesta interna e involuntaria de nuestro cuerpo, que nos protege, puede resultar un problema para muchas personas.

Si vives en un ambiente caluroso es normal que sudes más que una persona que habita en países donde las temperaturas son más bajas. Esto quiere decir que nos adaptamos al ambiente en que vivimos y, por lo tanto, nuestra manera de vestir también lo hace. Estos son algunos de los factores externos que contemplamos como causas comunes de la sudoración excesiva.

¿Qué tipo de ropa es mejor para usar si sufres de sudoración excesiva?

Tener en cuenta la elección de los tejidos o la morfología de nuestras prendas de ropa, puede ayudarnos a sobrellevar las molestias ocasionadas por la sudoración excesiva:

  • Blusas sin mangas.
  • Preferir telas que sean más frescas como el algodón.
  • Usar sandalias, ya que la sudoración excesiva puede causar mal olor en los pies.
  • Faldas o shorts.

¿Qué parte del cuerpo controla el sudor?

El sudor es controlado por una región del cerebro que forma parte del prosencéfalo anterior secundario del embrión. En adultos, se encuentra debajo del tálamo. Produce varias hormonas, incluida la hormona antidiurética y la oxitocina.

Aunque se podría decir que si controlamos la función del hipotálamo seríamos capaces de regular nuestra hiperhidrosis, no siempre será así, las manos, los pies y las axilas se activan velozmente en ambientes de calor y emociones fuertes.

Es probable que si te encuentras en una situación estresante o en un lugar dónde sabes que hace mucho calor, busques de la ropa adecuada y las bebidas hipotónicas que te ayudaran a reponerte del exceso de sudor , a sabiendas que puede resultar incómodo a la hora de interactuar con otras personas.

También te puede interesar: ¿Cuáles son las funciones del sudor?

Enfermedades que cursan con sudación excesiva

Por otra parte, hay que estar atentos cuando vemos que sudamos en exceso, porque puede significar también que podemos estar teniendo alguna enfermedad. Esta es una señal de alerta importante ya que, de ser así, dicha enfermedad que puede ir empeorando progresivamente si no se atiende a tiempo.

Las consultas al médico son necesarias para descartar cualquier problema mayor, sobre todo cuando esta se acompaña de mareos, dolor en el pecho o náuseas.

Entre las posibles enfermedades o situaciones que puede venir relacionadas con el sudor excesivo, que resulta de gran incomodidad están:

  • Diabetes
  • Menopausia
  • Problemas hormonales relacionados con problemas tiroideos
  • Hipoglucemia
  • Algunos tipos de cáncer
  • Un posible ataque al corazón
  • Trastornos del sistema nervioso
  • Infección
  • Maceración
  • Olor o bromhidrosis
  • Sobre infección cutánea bacteriana (queratosis retiniana)
  • Discromía y dermatitis

¿Cuáles serían las señales de alerta para acudir al médico a causa de una sudoración excesiva?

  1. Si vemos que la sudoración no nos deja hacer actividades de nuestra vida diaria.
  2. Nos causa ansiedad y nos hace alejarnos de la gente.
  3. Cuando empieza de un día para otro y vemos que nadie en nuestra familia lo sufre.
  4. Estás en ambientes fríos y sudas igual.

Puede ser que nuestro cuerpo esté pasando por una infección, problemas metabólicos u otros problemas más o menos graves de salud.

Nuestra piel en situaciones de calor puede enrojecerse e inflamarse, se pone pálida, se arruga y agrieta lo que puede traer heridas. También el mal olor es un gran indicativo de que el sudor no está bajo el control habitual de nuestros hábitos de higiene.

Compártelo con tus contactos

Buscar
Categorías
Últimos artículos
.
Nosotros te llamamos

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    (*) Campos necesarios