Agua mineral natural de ANDALUCÍA para ANDALUCÍA
952 706 050

Receta de crema de boniato y zanahoria

1 diciembre, 2020

Receta de crema de boniato y zanahoria

Cuando llega el frío no hay nada mejor que tomar platos calentitos y de agradable sabor. La receta de crema de boniato y zanahoria que vamos a compartir con vosotros tiene todos los requisitos para que se convierta en uno de los platos más apetecibles de la temporada invernal.

Como sabemos que valoras mucho tu tiempo, vamos a darte -además- un truco para cocinar rápido.

¿Cómo calentar el agua rápidamente?

Una de las ventajas de tener un dispensador de agua mineral natural en casa es que tienes a tu disposición agua caliente de forma inmediata.

Si llenas la olla con agua mineral natural con el grifo de agua caliente de nuestros dispensadores agilizarás la preparación de tus platos. Es importante que uses una tapadera que cubra la olla o cazo en su totalidad para que el proceso sea aún más rápido una vez la pongas al fuego.

Teniendo un dispensador en casa, tendrás agua caliente de forma inmediata siempre que tengas el interruptor de agua caliente conectado en la parte trasera del dispensador.

La temperatura máxima que puede alcanzar el agua caliente de nuestros dispensadores es 80º centígrados (puedes graduarla gracias al termostato que incluye). Ten en cuenta a cuántos grados hierve el agua, y verás que llevarla a ebullición será mucho más rápido.

Con nuestros dispensadores podrás cocinar con agua mineral natural de calidad que, al tener bajo residuo seco, se calentará más rápido que si cocinas con aguas duras.

¡La diferencia entre cocinar con aguas blandas o duras puedes ser hasta el doble! Con lo que ello supone de gasto energético.

¿Vale cualquier tipo de agua para cocinar?

Cualquier tipo de agua potable es apta para cocinar. Pero, si no quieres que el agua del grifo altere el sabor de tus recetas, te interesará cocinar con agua mineral natural.

El nivel de mineralización puede afectar al gusto. Esto es algo que saben bien los panaderos, pues el agua puede hacer que un pan sea exquisito o que su sabor no sea agradable.

Por este motivo es recomendable que optes por cocinar con aguas blandas que, al contener menos residuo seco, este no afectará al sabor.

¿Has notado cómo, a veces, al congelar agua del grifo los cubitos tienen sabor? Eso no te ocurrirá si congelas agua mineral. Y lo mismo sucede cuando cocinas con aguas duras.

Aunque quizás sea algo imperceptible para muchos, hay que tener en cuenta que para la preparación de alimentos infantiles o para personas más mayores, es más recomendable el consumo de agua para cocinar con poco residuo seco, ya que sus riñones la digerirán mejor.

Receta de crema de boniato y zanahoria

Y… ¡ahora sí! Hemos elegido esta receta por ser el boniato un producto cuyo cultivo está en auge en Andalucía.

El boniato, también conocido como batata o patata dulce, es un tubérculo. Es decir, la raíz comestible de la planta que lleva el mismo nombre.

Tierras como la Axarquía de Málaga, Sevilla, Huelva, la costa de Granada, o Sanlúcar de Barrameda en Cádiz son productoras de boniato. Su recolección se extiende desde agosto hasta noviembre. Por lo que el final del otoño es perfecto para su consumo.

Ingredientes para la crema de boniato y zanahoria:

  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen.
  • 1/2 kg de boniato
  • 2 zanahorias
  • Media cebolla o un puerro pequeño.
  • Dos patatas.

Cómo preparar la crema de boniato y zanahoria:

  1. Pelar los boniatos, las patatas y las zanahorias. Trocear todo.
  2. Poner la cebolla troceada en una olla con aceite de oliva virgen y calentar hasta que se dore un poco.
  3. Volcar en la olla las verduras troceadas a fuego medio durante unos tres minutos.
  4. Cubrir todo con agua.
  5. Añadir un poco de sal (puedes agregar también un poco de pimienta, nuez moscada o curry según tus preferencias).
  6. Cocer durante 30-40 minutos hasta que todos los ingredientes estén blandos. Dejar que el agua se reduzca para que la crema no sea demasiado líquida.
  7. Dejar enfriar.
  8. Triturar todo con una batidora.
  9. Servir en cuencos o platos hondos que puedes presentar con virutas de jamón, trocitos de pan frito, frutos secos o semillas.

Puedes cocinar otras variantes de crema de boniato y zanahorias utilizando diferentes ingredientes como la manzana o hacerla más cremosa añadiendo un poco de nata.

¿Conocías esta receta? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Foto imagen destacada: Monika Grabkowska en Unsplash</font>

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.