Síguenos en nuestras redes

a cuantos grados hierve el agua

¿A cuántos grados hierve el agua?

El agua hierve 82 y 100 grados centígrados, en función de la presión atmosférica (siendo el punto de ebullición de unos 100 °C en Málaga, donde existe una baja presión atmosférica por estar a nivel del mar, y de unos 82 °C en la cumbre del Popocatépetl (que supera los 3000 metros de altitud) ubicado en México.

Como medida general, se mantiene que el agua se congela a los 0 °C y comienza a hervir a los 100 °C. ¿Necesitas más datos sobre este fenómeno tan curioso? Te dejamos un vídeo muy interesante de David Calle, para que puedas conocer todos los aspectos sobre la temperatura de ebullición del agua:

Temperatura de ebullición del agua salada

El agua con sal o salada entra en ebullición a los 101 °C (si tomamos de referencia el nivel del mar). Esto quiere decir que se incrementaría en 1 °C en comparación con el punto de ebullición del agua natural.

Pero, ¿por qué se produce este incremento?

Otro de los factores que influyen en el punto de ebullición (junto con la temperatura a la que se encuentre la misma) son las sales minerales, calcio, sodio, sulfatos o bicarbonatos que se encuentran disueltos de manera natural o artificial (por ejemplo, cuando añadimos sal de mesa a la olla con este líquido).

Estas sales minerales hacen que su punto de ebullición cambie, ya que los iones de la sal hacen que a las moléculas del agua les cueste más moverse y desplazarse, lo que provoca que sea más difícil llegar al punto donde empezaría a hervir.

ebullicion agua salada¿Ayuda la sal a que el agua hierva más rápido?

No, la sal no hace que el agua hierva más rápido. Esta es una creencia muy común, y a la vez errónea (como nos aclara David Calle en el vídeo anterior). Una prueba de ello, es que, añadiendo tan solo 58 gramos de sal, provocamos que aumente 1 °C la temperatura a la que sería necesaria alcanzar para que empezase a hervir.

Por lo que, si quieres conseguir que empiece a hervir lo más rápido posible, no debes añadir sal.

¿No debemos añadir sal a las sopas o cocidos?

Aparte de los motivos personales por los que debas o no tomar sal (por ejemplo, para las personas hipertensas está desaconsejado), el uso de sal común dentro de unas cantidades normales, no hará que notemos de manera significativa un aumento en el tiempo necesario hasta que nuestra agua o sopa comience a hervir.

Por ello, salvo para satisfacer nuestra curiosidad, el dato del pequeño incremento en la temperatura necesaria para hervir el agua no nos debe afectar a la hora de preparar nuestros platos favoritos. Asi que, si quieres preparar un gran almuerzo para toda la familia, lo mejor es que comiences y lo cocines sin hacer uso de la sal.

¿Qué te ha parecido este artículo? Desde aquí te invitamos a que nos cuentes tus dudas y preguntes todo lo que quieras.

Compártelo con tus contactos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar
Categorías
Últimos artículos
.
Nosotros te llamamos

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    (*) Campos necesarios