Síguenos en nuestras redes

Hidratación y mindfulness

Hidratación y mindfulness, ¿qué conexión tiene?

Hidratación y mindfulness tienen en común la búsqueda del equilibrio y del bienestar. Hoy hablamos de estos conceptos que van de la mano en nuestra salud física y mental.

El mindfulness es una de las estrategias que ha demostrado ser más efectiva para reducir y prevenir los efectos del estrés a largo plazo.

La hidratación, por su parte, es uno de los parámetros que nuestro organismo requiere para poder rendir intelectualmente y para un correcto funcionamiento de nuestros órganos vitales.

Pero ¿qué significa mindfulness o atención plena y que relación tiene con nuestra salud mental?

Atención plena y salud mental

La atención plena, concentración total o atención total, es una manera fácil de aliviar condiciones de alto estrés.

Es una habilidad que se puede desarrollar con un entrenamiento adecuado. Esta técnica tiene sus raíces en tradiciones antiguas y funciona eliminando los efectos de los factores estresantes y permitiéndote enfrentarnos a ellos de una manera diferente.

Mindfulness se puede definir como el arte que evoca sensaciones conscientes en el cuerpo de las que normalmente no somos conscientes.

En estos tiempos que corren es normal frustrarse por querer cumplir con miles de actividades en un mismo día. Hoy, la alta productividad es bien valorada a nivel profesional, aunque -en efecto- la exigencia que conlleva puede traer problemas como ansiedad.

Con el mindfulness es posible concentrarse en el momento presente. Ser consciente de lo que sucede dentro de ti y a tu alrededor: tus pensamientos, sentimientos, emociones y entorno… observar estos momentos sin juzgar, son las pautas a seguir para alcanzar la etapa de conciencia.

Quizás no te hayas parado a pensar en la relación que existe entre hidratación y mindfulness, sin embargo tienen puntos en común indiscutibles. A continuación vamos a verlos.

Hidratación y mindfulness: en busca del equilibrio

Lo que conocemos como atención plena, tiene sus raíces en la meditación budista. La meditación es una práctica destinada a aumentar la conciencia y el enfoque de la mente.

Entrenar nuestra mente para alcanzar la atención plena es una práctica cada vez más común. Vivimos en un mundo en cambio constante. Todo va demasiado rápido y nuestras emociones pueden llegar al punto de perturbar nuestra paz mental, causándonos incluso malestar físico.

Ese malestar puede verse acrecentado si, además, no cuidamos nuestra alimentación como es debido. Comemos a deshoras, de forma muy rápida -a veces delante del ordenador- para atender los quehaceres que marca nuestra agenda. Descuidamos nuestra hidratación y pasamos mucho tiempo sin beber agua.

Esta falta de atención a nuestras necesidades más primarias como son la nutrición y la hidratación acaban por pasarnos factura, afectando a nuestra salud y a nuestro rendimiento intelectual.

Sin embargo, cuando desarrollamos la capacidad de adquirir la atención plena gracias al mindfulness, y somos constantes en esta práctica, nuestra mente recibe los beneficios que trae vivir una vida armonía. Si además, cuidamos nuestro cuerpo con una alimentación saludable y ordenada, alcanzaremos el ansiado bienestar.

La clave para lograrlo es dedicarle tiempo, dedicación, paciencia y disciplina, debido a que -con este tipo de ejercicios- te ayudaras a controlar los pensamientos y emociones.

¿Te imaginas asociar la idea de practicar la atención plena cada vez que bebes un vaso de agua?

Mindfulness para todas las edades

Es posible pensar que llevar a cabo esta disciplina es cosa de adultos, por la madurez que supone alcanzar tal estado de conciencia.

Pero los niños nos observan e imitan, por eso nuestro deber guiarlos. Una forma de iniciar a los niños en el mindfulness es explicarle cómo sube y baja su pecho al respirar, llenando sus pulmones de aire.

También es adecuado contarles cómo funcionan nuestros sentidos. De este modo serán mucho más conscientes de cómo funciona su cuerpo y lo importante que es cada sentido para nuestro funcionamiento como persona.

El mindfulness es una gran herramienta para manejar los altibajos propios de la adolescencia. Para los adolescentes, practicar la atención plena, puede ayudarlos a lidiar con emociones fuertes como lo es el estrés y la ansiedad. Esos episodios de rebeldía son a veces producto de un confuso manejo de sus emociones.

Una manera eficaz de que adopten estos hábitos saludables, es incluir en sus rutinas el uso de alguna app móvil para la práctica de mindfulness, dado que se encuentran en una edad en la que prestan especial atención a sus teléfonos móviles.

Para los adolescentes, sus sentimientos y emociones pueden volverse sus peores enemigos, e incluso pueden traer discusiones con miembros de su entorno familiar debido a lo impredecibles que se vuelven.

A los adultos se nos presiona mucho para que cumplamos a la perfección con todas nuestras responsabilidades, pero rara vez tenemos oportunidades de disfrutar el momento.

Simplemente debemos concentrarnos en nuestro presente sin pensar en el pasado o el futuro. Aunque parezca complicado es la única manera de cumplir las responsabilidades, pero de una manera calmada y satisfactoria sin exceso de preocupación.

La preocupación constante es un gran problema en el mundo adulto por lo que estar por lo menos una hora y media alejados de todos los aparatos electrónicos, tan solo concentrándonos en lo que somos y lo que sentimos, llevando a la par una alimentación e hidratación saludable, mejoraran notablemente nuestra forma de vida.

También te puede interesar:

Compártelo con tus contactos

Buscar
Categorías
Últimos artículos
aljibe-agua

El aljibe de agua

El aljibe de agua es un término que está presente en nuestro lenguaje y en muchos de los edificios desde la antigüedad. Algunos aljibes forman

Leer más »
.
Nosotros te llamamos

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    (*) Campos necesarios