Síguenos en nuestras redes

Microclimas en Andalucía

Microclimas en Andalucía: descubre los más típicos

Andalucía es una región con una gran diversidad climática debido a su ubicación geográfica. La existencia de diversos microclimas en Andalucía es una realidad a causa de la influencia de su relieve y de sus costas. La proximidad tanto al mar Mediterráneo como al océano Atlántico, marcan las temperaturas, la humedad y la meteorología de cada rincón. ¿Quieres conocer estos microclimas? Acompáñanos.

Cómo los microclimas en Andalucía han influido en nuestra idiosincracia

Si algo caracteriza a los andaluces es nuestra capacidad para adaptarnos a lo que haga falta para salir adelante. Este rasgo de nuestro carácter bien podría estar marcado por los contrastes que hemos tenido que afrontar en ocasiones para adaptarnos a los cambios de temperatura que conlleva trasladarnos de una comarca a otra.

Si bien el interior se caracteriza por un clima seco y caluroso en verano, tampoco es extraño tener que coger una rebequita para, en la misma fecha, dar un paseo al anochecer si nos acercamos a la costa para dejarnos acariciar por la brisa del mar.

Estas alternancias en el clima, muchas veces a menos de cien kilómetros de distancia y, en la mayoría de los casos, sin salir de la mima provincia, conlleva que nuestra forma de ser hayamos asumido con resignación y humor esta diversidad climática.

¿Quién no conoce el viento característico de la costa gaditana o almeriense, que nada tiene que envidiarle? Palabras como “la levantera” o “la ponientá” son propias de nuestro lenguaje más castizo para describir a la perfección que ya vienen unos días cargados de rachas y pequeños vendavales.

Lo mismo sucede con el terral o el taró que combinan corrientes y humedad para que demos fe de encontrarnos en las zonas más costeras de la costa malagueña.

La multitud de fenómenos y rasgos propios de cada localización geográfica andaluza hacen de esta tierra un crisol de paisajes que han definido nuestra cultura, gastronomía y tradiciones.

Comencemos por analizar los principales climas andaluces

Que el entorno marca nuestra forma de ser, de comunicarnos y de desenvolvernos en la vida es algo que ya estudia la antropología.

Desde este humilde blog, tan solo queremos ayudar a distinguir los agentes atmosféricos y geográficos que nos rodean como factores determinantes para conocer nuestra tierra.

Se pueden distinguir varios tipos de clima en Andalucía:

  • Clima mediterráneo: es el clima más común en Andalucía y se caracteriza por inviernos suaves y lluviosos, y veranos secos y cálidos. Se dan especialmente en las zonas costeras y las llanuras interiores.
  • Clima subtropical: se da en la costa tropical de Granada y Almería, y se caracteriza por temperaturas suaves durante todo el año, con inviernos muy suaves y veranos cálidos y húmedos.
  • Clima de montaña: se encuentra en las zonas más elevadas de la región, como en las sierras de Grazalema, Cazorla, Segura y las Alpujarras, y se caracteriza por inviernos fríos y nevadas frecuentes, y veranos suaves.
  • Clima atlántico: se da en las zonas costeras del oeste de Andalucía, especialmente en Huelva y parte de Cádiz, y se caracteriza por inviernos suaves y húmedos y veranos frescos.

Además, dentro de cada tipo de clima hay variaciones dependiendo de la altitud, la orientación de la ladera, la cercanía al mar, entre otros factores, que son los que marcan una vegetación y clima característico de la zona.

Microclimas típicos de Andalucía

Algunos de los microclimas más destacados son:

  • Microclima de la Costa del Sol: se caracteriza por un clima subtropical, con inviernos suaves y veranos calurosos. La temperatura media anual es de unos 18-19 ºC, con una humedad relativa alta y una media de precipitaciones anuales que varía entre 300 y 500 mm.
  • Microclima de la Sierra de Grazalema: se encuentra en la zona más lluviosa de Andalucía, con precipitaciones anuales que pueden superar los 2.000 mm. En invierno, las nevadas son frecuentes en las cumbres y las temperaturas son bajas.
  • Microclima de la Alpujarra: se caracteriza por un clima mediterráneo de montaña, con veranos secos y calurosos e inviernos fríos y húmedos. Las precipitaciones son abundantes, especialmente en otoño y primavera, y en las zonas más altas pueden producirse nevadas.
  • Microclima del Valle del Guadalquivir: es uno de los más calurosos y secos de Andalucía, con temperaturas máximas que pueden superar los 40 ºC en verano. Las precipitaciones son escasas y se concentran en otoño y primavera.
  • Microclima de las Marismas del Guadalquivir: se encuentra en la desembocadura del río Guadalquivir y se caracteriza por una elevada humedad y una temperatura media anual de unos 18-19 ºC. Las precipitaciones son abundantes, especialmente en invierno.

Estos son solo algunos ejemplos de los microclimas que se pueden encontrar en Andalucía, pero existen muchos más en función de la localización geográfica y las características específicas de cada zona.

Síguenos
Comunicación | en El Botijo Agua de Andalucía
Redactora digital.
Lda. en Geografía e Historia.
Certificada en Marketing digital y Copy Creativo
Carmen Barón
Síguenos

Compártelo con tus contactos

Buscar
Categorías
Últimos artículos
aljibe-agua

El aljibe de agua

El aljibe de agua es un término que está presente en nuestro lenguaje y en muchos de los edificios desde la antigüedad. Algunos aljibes forman

Leer más »
.
Nosotros te llamamos

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    (*) Campos necesarios