Agua mineral natural de ANDALUCÍA para ANDALUCÍA
952 706 050

El sueño del bebé [para papás y mamás agotados]

20 octubre, 2021

El sueño del bebé [para papás y mamás agotados]

Como papás y mamás primerizos estamos sobresaturados de información sobre cómo puede ser el sueño del bebé y, a veces, este exceso de información puede resultar contraproducente: agobiarnos más por no saber cómo actuar ante el desajuste del sueño del bebé y el nuestro. Ya sabéis lo caprichoso que puede ser Morfeo.

Cuando os ha despertado un buen llanto a las 2 de la madrugada, otro a las 3 y así, sucesivamente, habéis pensado, por un nanosegundo, en que ojalá tuviera 18 años y estuviera en la universidad. Si ha sido así, tranquilos, es normal, solo es falta de sueño.

Antes de agobiarnos, tenemos que ser realistas y tener en cuenta que las necesidades de sueño del bebé cambian según va creciendo y que, además, cada bebé es un mundo, con una personalidad y carácter únicos.

Nos ayudará saber en todo momento cómo funciona el sueño del bebé, sus fases y todos los factores que influyen. Si tenemos en cuenta todo esto y conocemos las necesidades y el comportamiento de nuestro bebé, sabremos manejar mejor la situación y mantener la calma en todo momento, por poco que durmamos.

¿Qué tengo que saber sobre el sueño del bebé?

  • Los bebés tienen ciclos de sueño diferentes al de los adultos.
  • Al contrario que los adultos, la duración de la fase del sueño de movimiento ocular rápido (MOR) es menor y sus ciclos son más cortos.
  • Los despertares nocturnos se deben a que, como los adultos, los bebés tienen ciclos de sueño. Estos duran sobre 30-40 minutos y cada vez que un ciclo se acaba se produce un microdespertar. Los adultos también sufrimos estos microdespertares, la diferencia es que nuestros ciclos duran de 80 a 90 minutos y que podemos volver a quedarnos dormidos. Los bebés pueden no ser capaces de volver a quedarse dormidos y producirse esos despertares nocturnos.
  • Conforme el bebé crece, sus horas de sueño nocturno aumentan, aunque las horas de sueño totales disminuyen gradualmente.
  • A partir de los 3 meses, los bebés duermen cada vez menos de día, aunque tendrá dos siestas diarias de 2 o 3 horas.

Hasta los 6 meses

Los recién nacidos duermen, generalmente, de media unas 16 horas repartidas entre la noche y el día. Además, lo hacen de manera intermitente, despertándose cada 2 horas, principalmente para comer. Debemos saber que los bebés en esta etapa no diferencian los ciclos de vigilia-sueño y que por eso no distinguen el día de la noche.

A las dos o tres semanas de vida es cuando empieza a aparecer el ritmo circadiano del bebé, quien se muestra más activo en las horas del día y el sueño por la noche se hace un poquito más largo, ahora se despertará de 3 a 4 horas para comer durante la noche.

A partir de los 3 meses, el sueño nocturno irá aumentando gradualmente conforme el bebé crece porque empieza a distinguir más entre la luz y la oscuridad.

Después de los 6 meses

A partir de los seis meses, la cantidad de horas de sueño disminuye a 12-14 horas y es cuando los bebés empiezan a tener los ciclos de vigilia-sueño consolidados, reduciéndose de forma considerable los despertares nocturnos. Gracias a estos patrones, el bebé empieza a tener unos ciclos de vigila-sueño que poco a poco se irán pareciendo al de los adultos.

Factores que influyen en el sueño del bebé

Hay un montón de factores que pueden influir en el sueño del bebé, como:

  • Los temidos cólicos del lactante también pueden influir en el sueño del bebé.
  • Los bebés no llegan a tener un ritmo regular de sueño hasta que cumplen los 6 meses de vida. A partir de los seis meses es cuando el ciclo circadiano se consolida gracias a la melatonina, la hormona del sueño cuya secreción se ajusta con la luz-oscuridad. En este momento, empiezan a aparecer los ciclos de vigilia-sueño y el horario de sueño del bebé empieza a parecerse un poquito más al de los adultos.
  • La regresión de los 4 meses, con los grandes cambios que experimenta el bebé en el ciclo del sueño puede darse la situación de que el bebé no sepa afrontar este nuevo ritmo de sueño y tenga más despertares nocturnos.
  • Ansiedad por separación nocturna en bebés, suele ocurrir alrededor de los 6 meses, cuando el bebé empieza a diferenciar el día y la noche y a identificar la noche como el momento en el que sus papás se separan de para dormir. El bebé tendrá dificultades para dormirse sabiendo que estará separado de sus papás.

El sueño del bebé es complejo y resulta ser toda una aventura para los papás y mamás. Lo importante es conocer cómo funciona en cada etapa del bebé para poderlo llevar con cero frustraciones.

Queremos conocer vuestra experiencia: ¿Os costó adaptaros a las horas de sueño del bebé? ¡Déjanos un comentario!

Este artículo también puede interesarte: Con qué preparo los cereales si no me saco leche materna

Webgrafía:

En familia AEPED

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.